• La solución más aceptada hoy en día para reponer un solo diente corresponde a la aplicación de técnicas osteointegradas mediante la colocación de un implante unitario.
    • La colocación de un implante de titanio que imita las funciones de la raíz a la que se le fija una corona dental permite recuperar al 100% la capacidad de masticación y la estética de cualquier pieza dental.
    • ¿En qué consiste el procedimiento?
      • El implante se coloca mediante una sencilla cirugía, es decir, sin abrir la encía con bisturí clásico. Previamente, se desarrollará la fase de estudio del caso. Para ello contamos con la Radiología, la última tecnología en el diagnóstico radiológico de la boca y maxilares.
      • El procedimiento se hace con un bisturí que corta y extrae la encía justa que necesitamos para poder colocar el implante en el hueso subyacente. No presenta ni la inflamación ni el dolor consecuencia de cirugías más agresivas.
      • Una vez situado el implante, normalmente se deja en reposo subgingival durante unos 2-3 meses y al cabo de ese tiempo ya se puede elaborar la corona protésica que irá sobre el implante, ya sea roscada o cementada sobre un pilar protésico.